martes, 22 de diciembre de 2015

Puente metálico del Gévora. Cuestiones resueltas.

En investigaciones con temas pendientes de posts antiguos tenía uno, de septiembre de 2014, sobre el viejo puente metálico del río Gévora, en la antigua carretera de Cáceres a Badajoz, N-523, actual EX-100.

El post puedes consultarlo en el siguiente enlace.

La zona de paso del río Gévora es muy singular y está formada por una gran cantidad de puentes de caminos antiguos, de carretera y de ferrocarril.


El viejo puente metálico de la carretera, hoy sin servicio, es el siguiente:


La estrechez del puente, y el trazado antiguo de acceso al mismo, hizo que a principios de los años ochenta el entonces titular de la carretera, el Ministerio de Obras Públicas, construyera una variante (en verde) y un nuevo puente de vigas.


El puente antiguo, fuera de servicio, ha ido languideciendo en su abandono y, sin conservación ni mantenimiento, se ha prohibido el paso de vehículos por él.


La cercha metálica era característica de los puentes de final del siglo XIX y era usada tanto para estructuras de carreteras como de ferrocarriles.

En el post exponía un dato que descubrí en el libro "El ferrocarril Madrid-Ciudad Real-Badajoz. Historia del primer acceso ferroviario a Portugal" de Juan Pedro Esteve García, sobre el aprovechamiento de los puentes metálicos de dicha línea, cuando fueron sustituidos por arcos de hormigón en los años treinta.


Literalmente, en el pie de foto del puente metálico del Gévora, indicaba: "El puente original Gévora II ya no es utilizado por el ferrocarril pero su estructura metálica, montada sobre nuevas pilas, se ha dejado para uso peatonal junto al nuevo de fábrica y junto al puente romano que está en la misma zona. Este puente constituye el único resto "arqueológico" de los puentes originales de la línea, construidos en hierro, con más de 140 años de antigüedad y merecería ser catalogado como Bien de Interés Cultural".

Analizado el párrafo, además de hacer la conjetura del aprovechamiento de los puentes, comete, de partida, algunas imprecisiones evidentes.

En el momento de analizar el puente comprueba que tiene un uso peatonal. El puente metálico, en realidad, soportó el tráfico de una carretera nacional, la N-523, de Cáceres a Badajoz, hasta los años ochenta, en que fue sustituido por el puente de vigas. Este último, todavía en servicio, soporta actualmente la calzada de la EX-100 con sentido salida de Badajoz. El puente gemelo del otro sentido es de reciente construcción.

Por supuesto el puente de Cantillana, como ya dijimos en el post anterior, no es un puente romano, pero esto se inscribe en la tendencia de los profanos de tildar a todo puente antiguo de "romano".

Como indica en su libro, los puentes del ferrocarril metálicos fueron sustituidos en 1930 por los de arco en hormigón, fecha que he de dar por buena.


Por ello, el supuesto aprovechamiento de las cerchas para la construcción de dicho puente debió realizarse en esa misma fecha.

En el post anterior hice muchas cábalas sobre dimensiones de los vanos y elucubraciones sobre la posibilidad de su aprovechamiento, pero con más buena fe, intentando explicar lo dicho en el libro, que lo que realmente se desprendía de los datos de que disponía. Y como no me convencía, dejé abiertas las conclusiones del post a futuros descubrimientos que pudiera realizar.

Y la verdad es que descubrí cosas interesantes.

Nuevamente, las fotografías antiguas que obtuve en la visita a la Demarcación de Carreteras del Estado en Extremadura en Badajoz me dieron la solución a la pregunta.

Una fotografía con una ficha anexa me dio todas las claves.

La foto, en la que se puede ver el puente metálico y el de Cantillana, era la siguiente:

(Foto: Demarcación de Carreteras del Estado en Extremadura)
Siempre me ha resultado sorprendente la ausencia de vegetación en los cauces de los ríos en aquella época. La foto puede ser perfectamente de los años cincuenta. Nada comparado con la jungla que es actualmente el cauce, que hace imposible hacer una foto de todo el puente como la anterior.

La ficha que acompañaba a la foto anterior era, todavía más interesante.

(Ficha: Demarcación de Carreteras del Estado en Extremadura)
(Ficha: Demarcación de Carreteras del Estado en Extremadura)
En la que se indica que el puente fue construido entre los años 1888 y 1894.

No quiero dejar pasar el dato de que el puente, proyectado inicialmente de arcos metálicos, sufrió un reformado, modificado técnico que se llama ahora, y finalmente se construyó con vigas de hierro rectos, que son los que actualmente podemos contemplar. La recepción definitiva fue el 30 de diciembre de 1895.

Es decir, estamos ante un puente de 120 años de antigüedad. Se merece, indudablemente, el reconocimiento del Bien de Interés Cultural.


Si la línea de ferrocarril entre Badajoz y Mérida se abrió al tráfico el 20 de octubre de 1864, el puente metálico actual puede ser considerado más bien contemporáneo de los del ferrocarril, pero en ningún caso tiene su origen en un posible aprovechamiento de las vigas de los anteriores, pues todos estuvieron en servicio entre 1895 y 1930.

De hecho el actual puente metálico tiene otros hermanos muy cercanos de los que hablaré en un próximo post.

Los del ferrocarril se perdieron. ¿También perderemos este y su predecesor en los caminos, el de Cantillana?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada