sábado, 18 de febrero de 2017

N-502, la carretera nacional desconocida (II).

Colaboración de Jacobo Hernández Torrado.

Hemos visto en un post anterior, "N-502, la carretera nacional desconocida (I)", su origen materializado en el tramo entre el límite de provincia de Toledo y Herrera del Duque por la antigua carretera comarcal C-503 y, antes que ella, por la carretera de tercer orden de Herrera del Duque a la de Navahermosa a Logrosán.


Vimos su trazado y el relato quedó interrumpido con los cambios de trazado que iban a sucederse por la construcción de los embalses en el río Guadiana.

Analicemos los cambios producidos por la presa de Cíjara.

1.3. Cambios de trazado por la presa de Cíjara

El Portillo de Cíjara antes de la construcción de la presa.
Foto: Eduardo Hernández-Pacheco
Analizando el tramo de carretera comprendido entre la pedanía de Puerto Rey, localizada en el límite de provincias de Cáceres y Toledo, y el Portillo de Cíjara, hay que destacar los grandes cambios de los trazados existentes hasta el momento, todo ello motivado por la construcción de la presa de Cíjara.

Ubicada en el mismo Portillo, su construcción fue aprobada durante la Segunda República en el año 1932 y su inauguración no se haría efectiva hasta el año 1956, pese a que aún quedaban pendientes de construcción algunas obras auxiliares.

Este gran cambio aparece reflejado en mapas de la época.


En estos mapas comparados podemos ver, a la izquierda, el mapa topográfico del Instituto Geográfico Nacional de España del año 1953 con la situación de la zona antes de que comenzase a embalsar la presa de Cíjara y a la derecha, el del Servicio Geográfico del Ejército del año 1982, la situación actual, con el embalse completado y dibujado a máxima cota de embalse.

Como se puede apreciar, quedaron afectadas numerosas carreteras comentadas anteriormente, como la C-503, antigua carretera de Herrera del Duque a la de Navahermosa a Logrosán, la carretera local de Navahermosa al Portillo de Cíjara, que a partir de 1940 quedó clasificada como "local", y los caminos vecinales de Helechosa de los Montes al Portillo de Cíjara y el de Castilblanco al Portillo de Cíjara.

Tras la Guerra Civil, a partir de 1945, se vuelven a retomar de nuevo las obras de la presa de Cíjara, cuyo proyecto inicial se modificará pasando de una simple presa de gravedad a una más alta de tipo vertedero, y poco a poco el entorno del Portillo empezaría a cambiar.

Estos cambios se ven reflejados en la siguiente captura del vuelo americano serie A, realizado entre los años 1946 y 1947.


En esta interesante ortofotografía podemos ver situados en el cauce del río Guadiana, el muro de la presa en construcción, área amarilla, el antiguo puente metálico, área naranja, y las dos ataguías que sirvieron para desviar el cauce del río durante las obras; por un lado tenemos la de aguas arriba del muro de la presa y la de aguas abajo, ambas marcadas en las áreas azules.

La situación de las carreteras en el Portillo de Cíjara variaría durante y tras las obras de la presa, aunque el esquema viario se mantuvo igual.

Lo único que cambió fue el punto de unión de los dos caminos vecinales, el de Helechosa de los Montes, en azul, y el de Castilblanco, en morado, y el paso del río Guadiana de la C-503, en rojo, pues a finales de los años 40 fue desmantelado el puente metálico al interferir con las obras de la presa.

Esquema viario entorno al Portillo de Cíjara antes de la construcción de la presa
sobre una captura del Vuelo americano serie A (1946-1947).
Los trazados de la C-503 y el camino vecinal de Helechosa de los Montes quedaron interrumpidos, pues interferían directamente con la situación del muro de la presa y se tuvieron que construir una serie de desvíos, que aparecen reflejados en el mapa topográfico de 1953.


Además, dichos desvíos servirían para enlazar con las futuras variantes de trazado previstas.

Tras el desmantelamiento del puente metálico construido a finales del siglo XIX, el nudo de carreteras fue trasladado unos metros aguas abajo, en la zona de la contraataguía, que fue el sitio elegido para levantar un nuevo puente que permitiese cruzar el río Guadiana, el cual podemos ver en la siguiente fotografía.

Foto: Antonio Carreño López

El puente estaba compuesto por una sucesión de arcos de medio punto de hormigón en masa.

La rasante del puente se situaba a una cota muy poco elevada sobre la del cauce del río, lo que hizo que durante el corto tiempo de existencia de esta obra, con algunas crecidas del río, la obra se viese superada por el nivel del agua del río.

No está claro que fuese una obra provisional, ya que tras la restitución viaria sirvió de acceso a la central hidroeléctrica situada debajo del muro de la presa.

Pero sí que es cierto que su vida útil fue corta, pues hacia 1960 la obra fue completamente destruida, una vez que el nudo de carreteras se trasladó a la coronación de la presa.

En la fotografía aérea actual podemos ver la situación de los distintos trazados una vez completadas las obras de la presa, a finales de los años 50.


La C-503, en rojo; el camino vecinal a Castilblanco, en morado, y el camino vecinal a Helechosa, en azul.

La situación volvería a cambiar a mitad de la década siguiente, como veremos en la segunda parte de este post.

Y en cuanto a las variantes de trazado hay que destacar el importante cambio que se produjo en el de la C-503, pues entre la pedanía de Puerto Rey y la presa de Cíjara se abandonaría su antiguo trazado, en amarillo, por otro nuevo, en rojo, completado a mediados de la década de 1940 para evitar estrangular el tránsito de la carretera, pues como hemos comentado anteriormente, las obras de la presa incidían de manera directa sobre el trazado hasta entonces existente.


Décadas después, el entonces nuevo trazado, en rojo, tras pasar a formar parte de la N-502, sería mejorado a principios de 1990 atendiendo al programa de actuaciones del Plan General de Carreteras de 1984-1991, destacando el ensanche de la plataforma a 10 metros y la mejora del radio de las curvas existentes.

En la siguiente fotografía, del año 1953, podemos ver el muro de la presa de Cíjara aún en construcción, a la izquierda, coincidiendo con la futura coronación de la presa, se aprecia el nuevo trazado de la C-503, que es el de la N-502 posterior.

Foto: blogdejoseingnaciofernandez.blogpot.com.es
Detrás del muro de la presa y extendiéndose hasta el fondo de la fotografía, podemos ver el trazado original de la carretera, que poco tiempo después quedaría sepultado bajo las aguas del embalse.

Aguas arriba de la presa también se construyó una carretera que servía de enlace entre la propia presa y el Poblado de Cíjara, cuyo trazado podemos ver marcado en amarillo en la siguiente foto aérea.


La carretera parte de la variante de la C-503, a un kilómetro y medio desde la presa, y enlaza con su antiguo trazado un kilómetro antes de llegar al Poblado.

Como ya hemos mencionado, también hubo más carreteras afectadas, como es el caso paradójico de la carretera local de Navahermosa a Portillo de Cíjara, que estuvo cortada por la inundación del embalse durante 14 años, desde 1956, momento en el que queda anegada, hasta 1970, cuando concluyen las tareas de acondicionamiento en su nuevo trazado.

En la siguiente fotografía podemos ver el trazado original en naranja y el actual en amarillo.


El trazado actual, que pertenece a Confederación Hidrográfica del Guadiana, se desarrolla de forma similar al antiguo pero a una cota más elevada, por encima de la del embalse.

La antigua carretera en las inmediaciones del Portillo de Estena y el puente
de Fresnedoso, hoy sumergido. Foto: Antonio Carreño López.
Foto actual de la carretera.
Otra carretera que hemos mencionado y que también quedó afectada fue el camino vecinal de Helechosa de los Montes a Portillo de Cíjara.

En la siguiente fotografía podemos ver el trazado original de la carretera en naranja y el actual en amarillo.


Su trazado fue restituido en dos puntos, uno situado en la zona más próxima a la presa y otro a las afueras de la localidad de Helechosa de los Montes.

En el año 1954 se ultimaron las dos variantes realizadas en dicha carretera.

Trazado original del camino vecinal en las proximidades de Helechosa de los Montes
Hoy en día aún se pueden encontrar algunos vestigios de la antigua carretera.

En la pedanía de Poblado de Cíjara, siguiendo el antiguo trazado de la carretera C-503 que pasaba por dicha localidad, podemos ver la casilla de peones camineros de Los Terreros, que afortunadamente sigue estando habitada como viviendas particulares.


Aunque se encuentra bastante transformada, no pasa desapercibida su peculiar arquitectura, típica de las últimas décadas del siglo XIX y la disposición de las dos viviendas, pues como se puede ver, cada vivienda tenía accesos al exterior y al patio interior independientes, algo que no se empezaría a generalizar en las casillas de peones camineros hasta principios del siglo XX.


La casilla se encuentra ubicada próxima al antiguo cruce de la carretera C-503 y la carretera local de Navahermosa a Portillo de Cíjara, tal y como se puede ver en el siguiente fragmento de esta minuta cartográfica del año 1897, actualizada en 1931 tras el término de la construcción de la segunda carretera.


A partir de la década de los 40, la casilla quedaría integrada en el entramado urbano del Poblado de Cíjara, que nació con el fin de dar alojamiento a los obreros que participaron en la construcción de la presa.


En la siguiente fotografía aérea actual podemos ver su ubicación dentro del poblado.


También se pueden encontrar otros elementos viarios que han sobrevivido al paso de los años.

En las inmediaciones de la presa se aún se conservan restos de señalización correspondientes a la Instrucción de carreteras de 1939.


La azarosa historia de la N-502 no termina aquí y en un próximo post analizaremos el tramo entre la presa de Cíjara y Herrera del Duque que también fue afectado por otra presa, la de Puerto Peña o García de Sola, llamada así en honor del antiguo Director General de Obras Hidráulicas durante el Plan Badajoz, Don Francisco García de Sola.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, Emilio:

Enhorabuena por el blog, es magnífico.

Te quería preguntar acerca del nuevo puente de Alcántara.

¿Es que el romano está mal? ¿Tanta IMD tiene esa carretera como para que haya que hacer otro?

Muchas gracias y un saludo.

Jorge

Emilio M. Arévalo Hernández dijo...

Hola, Jorge.

Muchas gracias por tus palabras sobre el blog.
El puente romano de Alcántara no tiene problemas importantes.
La justificación para hacer otro no se basa ni en el estado del romano ni en la IMD, evidentemente. Es una cuestión mucho más compleja.

Un saludo
Emilio M. Arévalo Hernández

Publicar un comentario en la entrada